By Evamaría Presas

EL TIPICO ADULador

El Arribismo consiste en el acto de intentar demostrar ser algo que no es o no se és.  El Arribista no es bien aceptado por el círculo social al cual se quiere pertenecer, lo que origina una gran frustración y envidia por parte de quien posee esta característica.  Esto no tiene relación con el natural y sano deseo de progresar en la vida.  El ARRIBISTA muchas veces se esconde en una personalidad envolvente, cautivadora super sociable y cariñosa y totalmente adulador.  Si tu eres a quien quiere imitar, copiar o tenerte de lado para presumir y luego desechar cuando ya lo haya conseguido todo de ti, pon mucha atención……

La persona aplicando el principio de “el fin justifica los medios”, agota todas las instancias para alcanzar sus objetivos predeterminados y, carente de escrúpulos no duda en usar medios poco éticos con tal de lograr obtener lo que quiere en la vida, siendo insaciable en su sed de PODER.

 

ARRIBISMO, proviene del comportamiento habitual del arribista, y de acuerdo a la R.A.E. (Real Academia Española) proviene del francés “arriviste”, que a su vez hace referencia a la persona que progresa en la vida a través de medios rápidos e inescrupulosos.  La palabra arriviste está formada sobre el verbo “arriver” (llegar). 

th

Arribismo es también el hecho de creerse uno más de lo que es, intentando demostrar lo que se querría ser sin acabar de serlo. Generalmente ésta actitud es mal recibida por el resto, por el entorno, pues la actuación forzada siempre causa rechazo.  Quizás estemos rodeados de personas arribistas que todo el tiempo se ufanan de ir a determinados lugares, de conocer a determinadas personas, de vivir en estratos altos, de codearse con las mejores familias de la ciudad, de estudiar lo mejor y de moda, de que pronto serán homenajeados por sus habilidades (que ellos mismos han promovido) o de ser el foco de la atención.

Contrario a todo esto, UNA BUENA VIDA SE GOZA SU ESTRATO POR EL CONFORT, PORQUE SE LO MERECE Y PORQUE TRABAJA PARA DARSE ESOS PLACERES SIN PISAR A NADIE NI VALERSE DE NADIE, SIN IMPORTAR A QUIEN TENGA A LADO O QUIEN LO SALUDE y lo más importante SIN ENVIDIAR LO QUE LOS DEMÁS TIENEN Y UNO NO, “No es felíz quien más tiene si no aquel que con lo que tiene es felíz”

Reconocemos a un ARRBISTA porque siempre hablan de ellos todo el tiempo y de las personas que conocen con apellidos famosos, personajes famosos o políticos.  Sus frases son “soy amigo del hijo del alcalde, el presidente del club me saluda todo el tiempo, toda la vida siempre he tenido todo y se me hace imposible dejar de comprar y comprar, o soy tan bueno en lo que hago que quiero porque me lo merezco (lo dice o lo da a entender) un premio etc.

Igualmente son personas que necesitan del reconocimiento del otro sea de voz, publico, en las redes sociales. Son auditivas, les encanta saber qué dicen los demás de ellos. Cosas como “por qué buen profesional que eres, te mereces ser un personaje público, estrenas tanto”, “me encanta el sector en el que vives”, me gusta todo lo que haces, en otras palabras viven de la adulación.

Muchos de los ARRIBISTAS viven todo el tiempo endeudados, o gastando con tal de mantener su imagen o apariencia ante los demás ya sea personal o familiar. Pueden pagar un arriendo elevado y no tener nada en sus neveras. Suelen tener a los hijos en los mejores colegios y no tener para pagar sus pensiones, por lo que siempre van viendo de donde conseguir más, buscando donde arrimarse.

Otros arribistas parecen un maniquí de marcas reconocidas para mostrar por todos lados que su ropa es costosa y por ende debe andar con gente de ¿nivel? ya que busca la aceptación.  Suelen adquirir la membresía de un club y no salir de él. Llega apenas abren y se va cuando están a punto de cerrar, o están en pos de cuanta invitación social pueda conseguir o evento para luego presumir de sus multiples de conocidos a los que el ve importante hacerlo, siempre para en pos de a quien le pisa los talones sin importar meter a su familia en ello disfrazando sus oscuras intenciones con su pseudo éxito.

Viven buscando la forma de alcanzar un “buen partido”. Por eso trata de ingresar como pueda a alguna organización reconocida, en otras palabras no dan puntada sin hilo.

*El Psicólogo Gabriel Sánchez responde las siguientes preguntas al respecto

¿Qué puede definir a una persona arribista?

Estas tienen una concepción de que lo poco que tienen les permite creerse más que los demás. Muchas veces no es en lo económico sino en lo mental. Algunas personas les dicen “levantados con el sueldo mínimo”. 

Hay un esquema particular de personalidad que en psicología llamamos ‘negalómanos, personas que creen ser más que otros sin tener lo suficiente, y eso  los hace sentirse bien, sobre todo estar rodeados de personas con títulos y condiciones altas, siempre están hablando de ellas mismas, de sus logros, sus pertenencias, sus hazañas y la mitad de lo que dicen son mentiras. Con solo confrontarlos se descubren.  Antes se utilizaba el término del esnobismo en donde encajaban las personas que vivían de la moda. Un ejemplo claro, la persona que juega tenis si el presidente y el vicepresidente lo hacen.  O quiero entrar en la política porque fulano sutano o mengano so pretexto de ayudar a los demás gozan de muchos privilegios.

¿Qué consecuencias puede traerle a una persona arribista este comportamiento?

Consecuencias personales graves, porque pueden endeudarse o venden cosas que realmente les sirven por adquirir lujos y apariencias, en lo social tienden a tener a sus hijos en colegios caros porque es la forma de que el o sus hijos logren estatus aunque muchas veces no sean capaces de pagar sus pensiones  y los niños terminan asumiendo esa situación o sea igualmente su principal motivación de conseguirlo a como de lugar solo por figurar.

*El Psicologo Carlos Mauricio Peñaloza responde las siguientes preguntas al respecto:

¿Qué puede estar fallando en una persona que actúa como arribista?

El sistema de valores de la persona. Ese sistema valorativo que implica creencias falsas sobre su imagen, su autoconcepto. Son personas que manejan mal los valores y esconden un complejo de inferioridad terrible por lo que les es importante pertenecer a instituciones que prediquen valores en donde esconder su lado oscuro y valerse de el llegado el momento en que sea descubierto.

Suelen vivir en lugares exclusivos, ser socios de diferentes clubes, se endeudan para vivir de apariencias;  son valores incongruentes con su realidad por la que literalmente “pujan” por mantener.

Suele suceder en algunas mujeres que tienen un conflicto frente a su propia identidad que dedica todos sus ingresos a su vanidad, pero no tiene claro quién es, quién cree que es, no es una persona auténtica. 

Los arribistas son personas que creen ser lo que los demás les dicen por su apariencia. Podríamos decir que son personas que viven bajo el lema  “gano de pinta”.  Todo lo que hace lo hace para buscar un estatus o beneficio de tipo socioeconómico.  Siendo la pregunta fundamental a hacerse es “¿quién soy realmente?” y puedes verlo que se menten en todo y a la vez hasta en lo que no saben para pronto presumir que lo dominan a la perfección, están tras todo lo que se mueve.

¿Qué señales delatan a un arribista?

Viven hablando sobre el referente del apellido de la familia por ejemplo, otros viven mucho del pasado, familiar si fue de bonanza o tratan de no mostrar un nombre porque les da vergüenza, o de la etnia de la que proceden, o de solo su presente estudios y esfuerzos para ser adulados para lo cual son muy hábiles ya que saben con quién y como lograrlo.  Estas personas arribistas se sienten plenas con referentes que le dan estatus aunque ellos no los tengan. Es un claro problema de identidad.

¿Ser arribista tiene que ver con llenar vacíos?

Sí, pueden ser personas que desde la adolescencia  o infancia se sintieron inferiores, sus padres no les permitieron estudiar en colegios reconocidos o de prestigio o no tuvieron juguetes como sus primos y amigos, o tuvieron que usar la ropa de otros familiares. Esas personas cuando crecen y consiguen trabajar se convierten en personas compulsivas, compran cosas “interesantes” para llenar esos vacíos. A partir de esas apariencias llenan esas carencias afectivas y se van a por lo socio-económico.

Esto puede dañar tu sensibilidad, pero es real: LAS REGLAS DE ORO DE UN ARRIBISTA (Véase el “Pequeño Manual del Arribista” de Genevoise Corinne Maier.)

El arribista es una persona nociva que puede hacerte un gran daño, puede robarte en un click todo tus esfuerzos o simplemente originarte un gran desengaño
El arribista es una persona nociva que puede hacerte un gran daño, puede robarte en un click todo tus esfuerzos o simplemente originarte un gran desengaño

+Usa máscaras, Principalmente debes de ser un hipócrita. “Debes avanzar constantemente enmascarado, vender sin cesar tanto lo que hemos hecho y hasta lo que no hemos realizado” cuenta Corinne Maier. “Ya sé que es cansado, pero nunca debes ser sincero. Cualquier expresión de tu singularidad debe ser prohibida”.

+Acordar,
¿Tu jefe te da una orden o te propone un proyecto? Una respuesta: “sí.” Pero con sus variantes, “no te preocupes “, “funciona”, “no hay problema”. Negarse es oponerse. “Pero para tener éxito hay que unirse”, dice la autora. Debes emitir el mensaje de que no sufres las órdenes, sino que las deseas.

+Aplaudir, Decir sí está bien, pero se trata de añadir una enorme porción de entusiasmo. Hay que aplaudir, ser positivos, mostrar que crees. “¿Creer en qué ? Uh… de todos modos, nadie hace la pregunta”. Creer en que se dice que todo es muy positivo. “Nunca hables de fracaso o drama, pero apasiónate ante el reto y la oportunidad de promocionarte.”

+Explotar, “Se trata de preguntarse ¿qué interés puedes obtener de tus subordinados, colegas o tus jefes y encontrar una forma de explotarlos para hacer lo menos posible?, dice Corinne Maier. Regla general: el otro no es un individuo, sino un medio para lograr tus fines. Debes de ser capaz de delegar, tener amistades útiles y si es posible encontrar un padrino y protector (debes halagar y reírte de forma desenfrenada de sus bromas y ocurrencias)


+Habla en la jerga de la empresa, Cada empresa tiene su vocabulario. Después de la “sesión informativa “, asegúrate de que conoce el “gerente” el nuevo “desafío” que comentamos en un “espíritu empresarial” sin dejar de “crecer la dinámica de la red.” “La jerga es un lenguaje de humo de madera”, puntualiza Genevoise. Es sólo la apariencia, en cuanto al fondo, hay que decir banalidades correctas y lanzar sólo las ideas que ya se han puesto en marcha. El arribista sin duda nunca correrá el riesgo de ofrecer algo original.

“…Hay muchos que lo son y no lo saben o no lo quieren aceptar cuando son descubiertos,  para lo cual optan por hacerse las víctimas ante los demás  de envidias inexistentes con los que justificarse”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s